+56977560013 contacto@jvcoach.cl
Seleccionar página

¿CÓMO PINTAR LA CASA COMO UN PROFESIONAL? LA GUÍA INDISPENSABLE

Recomendaciones para pintar la casa

Estás pensando renovar tu propiedad para venderla y no sabes por dónde comenzar? Pintar la casa puede ser lo que necesites. Recuerda que una mano de pintura mejora enormemente la apariencia de cualquier vivienda y la hace lucir como nueva.

La clave está en hacerlo como un profesional. Por eso en este artículo recopilamos los trucos y consejos de los expertos que te ayudarán a lograr un acabado perfecto. ¡Sigue leyendo y pon manos a la obra!

 

1. Herramientas para pintar la casa

El primer paso antes de pintar la casa es proteger los muebles para evitar que se manchen. Siempre es más sencillo tapar que limpiar. Lo ideal sería trasladarlos a otro lugar de la casa a medida que pintas las estancias.

En caso de que no sea posible, utiliza papel periódico, plásticos, cartones o sábanas viejas para protegerlos. Cubre también los pisos. Así evitarás el trabajo extra de sacar manchas de pintura.

Es conveniente utilizar cinta de enmascarar para proteger los bordes del muro y las partes que no queden bien tapadas. Esta cinta es la más recomendada en trabajos de pintura porque al retirarla no deja residuos ni transfiere adhesivo.

Si no quieres utilizar guantes para pintar la casa, aplícate un poco de aceite emulsionado en las manos antes de comenzar a pintar. De esta manera podrás limpiarlas más fácilmente cuando termines el trabajo.

También te aconsejamos comprar un buzo protector para no mancharte o utilizar ropa vieja y un gorro para proteger tu cabello.

Por otro lado, para pintar la casa como un profesional, necesitas herramientas especializadas. A continuación te explicamos cómo seleccionarlas:

¿Cómo elegir la brocha?

Escoge la brocha para pintar la casa según el tipo de superficie:

  • Paredes: entre las 3″ y 6″.
  • Esquinas, bordes y retoques: ancho entre 1 1/2″ y 3″.
  • Hormigón, estucos o albañilería: entre 4″ a 6″.

Cerdas o filamentos de la brocha según el tipo de pintura:

  • Pinturas a base de agua: pelo de poliéster.
  • Esmaltes: pelo natural.
  • Barnices e impermeabilizantes: pelo de camello o fibras naturales.

Forma de la brocha según el trabajo a realizar:

  • Corte angular: para esquinas, ventanas, marcos de puerta y otras zonas de difícil acceso.
  • Corte recto: para superficies amplias como techos y paredes.

¿Cómo elegir el rodillo?

El rodillo es necesario para pintar superficies grandes. El material del rodillo dependerá del tipo de pintura a utilizar:

  • Pinturas al agua: rodillos de lana.
  • Pinturas de aceite: rodillos de espuma.
  • Esmaltes: rodillos de poliéster.

Longitud del pelo según el tipo de superficie:

  • Lisas: rodillos de pelo corto.
  • Rugosas: rodillos de pelo largo.

También es importante que compres un alargador para brochas y rodillos al pintar la casa, ya que es más cómodo para llegar a paredes y techos altos, sin necesidad de utilizar pisos o escaleras.

Para optimizar el tiempo de secado y la adherencia de la pintura, dilúyela con el solvente recomendado en las cantidades indicadas en el envase. Si diluyes en exceso, la pintura perderá sus propiedades y tendrás que aplicar más capas.

El látex y esmalte al agua se diluyen en agua, mientras que los óleos, anticorrosivos y esmaltes sintéticos se diluyen con aguarrás o diluyente.

 

2. Calcula cuánta pintura vas a necesitar para pintar la casa

Antes de ir a la tienda por los materiales para pintar la casa es necesario calcular cuánta pintura necesitas para realizar el trabajo. La cantidad depende del estado y tipo de superficie a pintar.

Si aplicarás el mismo color, probablemente solo sea necesario aplicar 1 o 2 manos de pintura. Los muros de yeso y las superficies muy irregulares -como el ladrillo- requieren más cantidad. Unas 3 manos o más.

Para calcular cuánta pintura debes comprar para pintar la casa, debes determinar la superficie o metros cuadrados. Para ello, mide la altura desde el suelto hasta el techo de cada muro y multiplícala por el ancho. Si la pared tiene ventanas o puertas, calcula la superficie de cada una y réstalas a la superficie total del muro.

Haz este cálculo con cada pared y suma el total de las superficies para obtener los metros cuadrados de la estancia. Con esta medida podrás solicitar asesoría en la tienda sobre la cantidad de metros a pintar o revisar las indicaciones del envase.

Recuerda que la cantidad de metros que indica el envase de la pintura son para una única capa. Te recomendamos calcular siempre para que sobre un poco, ya que se pierde cierta cantidad entre los envases y rodillos.

 

3. Elige el color adecuado para pintar la casa

Antes de pintar la casa debes elegir el tono y la pintura correcta para las superficies. Para esto último debes considerar el material sobre el que se va a pintar y si el espacio es interior o exterior:

  • Pinturas al agua: son ideales para interiores porque secan muy rápido y puede aplicarse una segunda mano entre 3-6 horas después de la primera. Estas pinturas tienen una resistencia media a la alcalinidad.
  • Pinturas a base de aceite: son las más recomendadas para exteriores. Sin embargo, si vas a pintar ladrillos, concreto o estuco, deberás neutralizar y sellar la superficie primero.
  • Barnices: son ideales para proteger una superficie y dar un acabado a una madera. Si quieres agregar color necesitarás pintura.

Por otro lado, las pinturas mates ayudan a disimular los detalles de un muro, pero son menos impermeables que las de acabado brillante.

En cuanto al clima, los mejores meses para pintar la casa en Chile son septiembre y octubre.

Respecto al color de las paredes, en Pinterest puedes encontrar recomendaciones según el diseño de los espacios. Cuando las estancias son amplias o están muy bien iluminadas, puedes atreverte a teñir los muros con colores oscuros e intensos. Estos tonos hacen que los muros parezcan estar más cerca.

Si las habitaciones son pequeñas o no tienen iluminación natural lo mejor es que elijas tonos claros y neutros, tales como blanco, ocres o grises; estos colores reflejan la luz del exterior y maximizan la sensación de amplitud.

Si la estancia es pequeña pero quieres darle color, puedes pintar un muro o columna de un tono oscuro. Otra opción es dejar las paredes en tonos neutros y agregar color a través de elementos decorativos, muebles o textiles.

Cuando el techo de tu casa es muy alto puedes pintarlo de un color de oscuro para “bajarlo un poco”. Si, al contrario, el techo es muy bajo, pintarlo de blanco favorecerá la sensación de amplitud.

Si el espacio ya cuenta con mobiliario, un consejo sencillo para elegir el color de las paredes al pintar la casa es mantener una decoración monocromática. Esto es, identificar el color que más se repite o más llamativo en muebles, cojines, sillones, mesas, y a partir de él definir la tonalidad de los muros.

 

4. Prepara las superficies a pintar

Para pintar la casa y obtener un resultado profesional debes eliminar la suciedad, polvo y grasa que acumulan las superficies. Con esto conseguirás que la pintura se adhiera mejor.

En primer lugar, verifica que no existan filtraciones de humedad. Si las hay, debes repararlas antes de pintar porque este problema arruinará la pintura en poco tiempo.

A continuación te explicamos paso a paso como preparar el muro para pintar:

  • Raspa la pintura suelta con una espátula. Repara también cualquier grieta, fisura o agujero con yeso o pasta muro y lija muy bien las superficies. Un acabado profesional requiere que la pared esté totalmente lisa.
  • Elimina el polvo. Luego de lijar, barre o limpia la pared con un paño para retirar el polvo pegado. Asegúrate de utilizar mascarilla y lentes de seguridad para realizar esta actividad. Aunque las paredes estén en buenas condiciones siempre es recomendable lavarlas con agua y jabón.
  • Sella el guardapolvo. Utiliza un sellador acrílico pintable para sellar la separación entre el guardapolvo y el muro.
  • Enmascara los bordes. Cubre enchufes, interruptores y los bordes de guardapolvo con cinta para enmascarar.
  • Aplica el primer. Este producto permite pintar la casa y obtener un acabado profesional, ya que ayuda a que el muro tome mejor el color y absorba menos pintura, especialmente cuando las superficies están en bruto. Permite que el primer seque bien antes de continuar.
  • Prepárate para pintar. Luego de reparar cualquier imperfección y que los muros estén lisos, limpios y dispuestos podrás pintar la casa con los colores elegidos.
Si crees que hay partes donde la pintura antigua parece estar suelta, pega un trozo de cinta adhesiva y retíralo. Si se desprende así sea un poco de pintura, deberás raspar todo el sector.

5. Determina el orden y la forma de pintar la casa

Lo que diferencia un mal resultado de uno profesional al pintar la casa es el orden y la técnica empleada para realizar el trabajo.  Los expertos coinciden en que el techo es lo primero que se debe pintar. De esta manera evitarás manchar las paredes.

En tanto, las áreas pequeñas o que necesitan más detalle se deben pintar con brocha antes de utilizar el rodillo. Así evitarás acercarte demasiado y cometer errores. Humedece la brocha y aplica pintura solo hasta la mitad de las cerdas.

Distribuye la pintura con la brocha de forma horizontal para repartirla mejor sobre el muro. Para evitar chorreos, no presiones la brocha; deslízala suavemente en todo momento.

Con respecto a los muros, deben pintarse enteros de arriba abajo. Si pintas el área superior y luego la inferior es posible que queden marcas. El rodillo debe usarse con suavidad para no salpicar demasiado.

Otra recomendación de los expertos respecto al uso del rodillo para pintar la casa es aplicar la primera carga de pintura sobre un papel para retirar excesos de aire y pintura. También debes levantar el rodillo entre cada pasada.

Antes de comenzar a pintar la casa, con un palo o paleta de madera, mezcla muy bien la pintura de arriba hacia abajo. La mezcla debe quedar homogénea.

Si vas a aplicar más de una capa de pintura deja pasar el tiempo de secado indicado en el envase. Y si el nuevo tono es mucho más claro que el anterior, aplica antes una mano de látex blanco para disminuir la diferencia de color.

Envuelve en una bolsa plástica las brochas y rodillos para ahorrar tiempo y agua entre capa y capa. La pintura se mantendrá húmeda para la próxima aplicación.

6. Mantención y cuidados de las herramientas para pintar la casa

No es necesario comprar herramientas para pintar la casa cada vez, lo mejor será que limpies los materiales correctamente al terminar el trabajo. A continuación te explicamos cómo:

Brochas: sumérgelas en agua fría durante 12 horas. Luego podrás lavarlas con agua y detergente. Utiliza diluyente para un mejor resultado. Siempre sécalas bien antes de guardarlas. Si quedan con restos de pintura antigua podrían afectar la nueva aplicación.

Rodillos: elimina el exceso de pintura rodando el rodillo sobre hojas de papel periódico. Si puedes desmontar el tambor, hazlo para facilitar el lavado con agua y diluyente. Según el tipo de rodillo, algunos expertos aconsejan reemplazarlo cada vez que vayas a pintar la casa, ya que podrías gastar más diluyente que lo que cuesta el propio rodillo.

Si te sobra pintura, limpia los bordes del envase y ciérrala muy bien para evitar que se pegue la tapa y que ingrese aire al interior. Lee las indicaciones del envase para una conservación adecuada. En general, te recomendamos mantenerla en un lugar seco y oscuro a temperatura ambiente.

Quizás también te interese leer…

  Quiero saber más

Completa el formulario y te contactaremos

7 + 13 =

ENVIAR MENSAJE
¡Contáctanos!
¿En qué podemos ayudarte?